Historia de la genética humana: Claves básicas de evolución

Publicado en por Pedro L. Méndez

 

Austrian biologist Gregor Mendel, 'father of genetics' | Source http:/

La historia de la genética humana comienza a inicios del siglo XX. Los genes se localizan en los cromosomas que se observan en nuestras células somáticas durante la división celular. Gracias a la genética hoy comprendemos mejor cómo ha sido nuestra evolución.

Origen histórico

Cuando en 1865 Gregor Mendel fundó la genética, al comunicar los resultados de sus experimentos con guisantes en el huerto experimental del monasterio agustino de Brünn, desconocía la enorme trascendencia de su trabajo.

De todos modos, la aplicación de sus leyes de la herencia, en general y a nuestra especie, Homo sapiens L. en particular se hizo esperar, por lo que la historia de la genetica humana empezó a comienzos del siglo XX.

Genes y cromosomas humanos

Desde entonces se han ido acumulando los descubrimientos, por ejemplo sabemos que los factores hereditarios o genes se localizan en los cromosomas, de los que las células somáticas humanas tienen 23 pares.

Estos son unos corpúsculos observables durante la división celular y contienen la mayor parte de la información hereditaria.

Los miembros de cada par son entre sí cromosomas homólogos, la excepción son los cromosomas sexuales que en el caso de los varones son diferentes, X e Y. A los cromosomas no sexuales y por extensión a los genes asociados se les llama genes autosomicos y se identifican mediante un número que va del 1 al 22.

Alelos dominantes y recesivos

Los factores hereditarios pueden ser genes dominantes o recesivos según si para expresarse basta con que haya un alelo o copia en uno de los cromosomas en el caso de los dominantes, o sea necesario que el alelo esté en ambos para el caso de los recesivos.

Evolución

Desde que la evolución humana fuese planteada abiertamente por Charles Darwin hasta nuestros días, su estudio se ha ido consolidando de modo gradual, siendo actualmente la antropogenética uno de sus pilares fundamentales.

Gracias a ella se han estudiado numerosos aspectos de nuestra evolución como por ejemplo, la de los genes relacionados con la actividad enzimática de la lactasa en adultos, que confiere la capacidad de digerir leche al dejar la infancia.

Esto ocurrió desde el inicio de la ganadería cuando algunas poblaciones humanas comenzaron a alimentarse con leche y seleccionaron esa actividad enzimática.

Este típico proceso selectivo se ha mantenido hasta el presente en masais y mongoles.

Futuro

Mientras, seguimos evolucionando, y gracias a la genética podremos comprender mejor no sólo nuestro pasado, sino también nuestro futuro cómo especie.

 

Etiquetado en Genética

Comentar este post