Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog

Vegetación psamófila en dunas costeras

Publicado en por biologo

Uña de león

 Las dunas costeras son lugares sumamente interesantes que visitar, lo primero que hay que considerar es el tipo de duna ante el que estamos:


  • En primer lugar lo que nos encontramos es la duna embrionaria. Es la más joven, la salinidad es muy alta, no hay humus, el pH es alcalino y es una zona muy seca por el viento y el fuerte drenaje. La cobertura vegetal es muy pequeña.
  •   Después tenemos la duna primaria, son más altas y están parcialmente cubiertas de vegetación. Entre las dunas primarias y las principales aparecen las depresiones interdunares que son zonas más protegidas del viento y con una vegetación que cubre el suelo acelerando así la creación de humus.
  •   Duna secundaria, se sitúa yendo hacia el interior desde la depresión interdunar, aquí las condiciones para el crecimiento de las plantas son mejores tanto por el pH que es prácticamente neutro como porque al ser una zona más abrigada queda más protegida del viento y del salitre. La diversidad de especies es mayor y ya se observa una fina capa de humus.
  •   Duna terciaria, fijada o muerta, se encuentra tras la duna secundaria, la salinidad es normal, es más térmica porque al estar detrás de las dunas principales está más abrigada y la arena no está tan suelta. A menudo completamente cubierta de arbustos en la zona más cercana al mar y bosque como vegetación clímax de las zonas de clima templado. En la mayoría de los sistemas dunares de las zonas templadas, la vegetación de las dunas fijadas está controlada por los usos humanos, y raramente se encuentra la vegetación natural. Es frecuente la utilización de estas dunas como pastos o para plantaciones forestales. Estas dunas terciarias son un eslabón intermedio con la post-duna y es en ellas en donde finaliza la psammoserie.

 

Como vemos la vegetación psamófila constituye un elemento estabilizador del medio y del paisaje actuando estas plantas como pioneras en este medio tan difícil en el que constituyen numerosas asociaciones fitosociológicas que es preciso conservar. Proporcionan además sustento a pequeños gasterópodos terrestres, hormigas, aves, etc.
Mucho se comenta siempre sobre la aparición de las llamadas especies alóctonas invasoras como la uña de león, Carpobrotus edulis L. que puede verse en floración en la fotografía que ilustra la entrada, la yerba de la Pampa, Cortaderia selloana (Schult. & Schult.f.) Asch. & Graebn., la espartina, Spartina versicolor Fabre, etc., pero comparativamente al daño causado, y sin quitarle importancia a este problema, resulta aún más fundamental proteger el litoral de las agresiones humanas, ya sean agrícolas, ganaderas, turísticas o simplemente urbanísticas que a mi entender son totalmente exterminadoras, por ejemplo, en un paseo marítimo, por muy bonito que sea todos estamos de acuerdo en que no va a crecer ni el carpobrotus ni la Ononis natrix L. ni la lechetrezna que la parió, Euphorbia paralias L.
Un saludo

Etiquetado en Flora

Compartir este post

Repost 0

Una salamanquesa en casa

Publicado en por biologo

Salamanquesa

 Una tarde, a mediados de septiembre de 2010, encontré en casa una joven salamanquesa común, Tarentola mauritanica (Linnaeus, 1758), aunque pueda parecer extraño los tres anteriores veranos nos había visitado alguna (viviendo en el populoso barrio madrileño de Chamberí). El año previo una fue bastante tranquila y se alojó un tiempo en casa. Durante una semana se paseó por el techo del salón mientras cenábamos, claro los niños se pasaban media cena mirando al techo asombrados por sus acrobacias. La que aparece en la fotografía nos acompañó menos tiempo, pero el suficiente para armar revuelo entre la gente menuda y para poder sacarle la foto, no muy lograda, que ilustra la entrada. Acto seguido la dejé entre los tiestos del balcón para que siguiese su vida noctámbula buscando pequeños insectos sin que la molestasen los niños.

 

Hábitat y curioisidades

 

El hábitat de este pequeño reptil de la familia gekkonidae son roquedos, pedregales, así como edificaciones de pueblos y ciudades. Aunque se trate de una de tantas especies antropófilas, están protegidas legalmente, no hay que tenerlas en terrarios como si se tratase de un animal de compañía porque está prohibida su tenencia y su comercio. Si se meten en casa como nos pasa a nosotros los últimos veranos, no hay que hacerles daño, lo más sencillo es dejar abierta la puerta del balcón o la ventana de la estancia en la que se encuentre para que pueda salir, ya que en casa no va a encontrar las presas de las que se alimenta, a las que generalmente busca por el suelo, aunque también practica el acecho en muros a donde los insectos son atraídos por las luces de las farolas. Les gusta comer pequeños escarabajos, grillos, arañas, himenópteros, moscas, lepidópteros, etc.

 

 

A su vez estos pequeños depredadores tienen que cuidarse mucho de gatos y lechuzas que son sus principales depredadores y de los que huyen rápidamente en cuanto los ven con esos llamativos ojos de pupilas verticales, refugiándose en pequeños agujeros y huecos. Si es necesario para despistar a su perseguidor se desprenden de la cola que regeneran posteriormente.

 

 

Estos geckos circunmediterráneos copulan en primavera y de las pequeñas puestas de huevos nacen, en verano, las crías que van medrando el resto del verano y el otoño. El apareamiento de esta especie puede verse grabado en video mediante un sistema casero de webcams publicado en el blog “Cuaderno de campo”.

 

 

Por último, queremos comentar que los dibujos y tatuajes de salamanquesas, aunque ahora se han generalizado por su bonito aspecto estético, proceden de la polinesia donde es un animal totémico al que se le atribuyen poderes sobrenaturales. Ciertamente después de verlos andar por el techo del salón o subir por los vidrios de las ventanas queda claro que tienen poderes poco habituales que obtienen gracias a unos dedos aplanados provistos de láminas con las que se adhieren a los lugares más increíbles como si fuesen ventosas.

 

 

Un saludo

Etiquetado en Fauna urbana

Compartir este post

Repost 0

La salamandra común

Publicado en por biologo

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/1b/Salamandra_salamandra_MHNT_1.jpg/230px-Salamandra_salamandra_MHNT_1.jpgLa salamandra común, cuyo nombre científico es Salamandra salamandra (Linneo, 1758), es un batracio (clase Amphibia) urodelo (orden Caudata, familia Salamandridae) muy fácil de identificar por su caraterística coloración amarilla y negra, de dibujo diferente en cada individuo. La coloración es denominada aposemática, es decir, de advertencia porque avisa a sus posibles depredadores de la irritación que producen las secreciones de sus glándulas cutáneas venenosas si se lo meten en la boca. Este veneno también protege de infecciones bacterianas y fúngicas. Estos animales miden unos 20 cm de longitud y en libertad su longevidad suele ser de unos 20 años, aunque en cautividad se ha informado de muchos más.

Localización y hábitat


Es una especie propia de la parte continental del subcontinente europeo, y en la península ibérica nos encontramos con 5 subespecies de salamandra común. Son de vida terrestre, aunque son buenos nadadores y su hábitat favorito son zonas boscosas y húmedas. De costumbres nocturnas y solitarias se los encuentra a diferentes altitudes que van desde los 0 m hasta casi los 2000 m. Las noches y los días lluviosos son sus preferidos para salir de caza, cuando a pesar de su lento deambular capturan pequeños artrópodos terrestres, gasterópodos, anélidos, etc. Durante el verano y en los días más fríos del invierno se aletargan y así, escondidos, aguantan muy bien las temperaturas más extremas del año. Durante el día se esconden bajo tierra o en cualquier rincón sombrío para conservar la secreción de sus glándulas cutáneas mucosas pudiendo así realizar la respiración cutánea para lo que necesitan conservar la piel húmeda porque el oxígeno pasa a través de la piel gracias al agua, esto es, el intercambio gaseoso entre la piel y el exterior se realiza a través del agua.

Reproducción y metamorfosis


Durante el otoño llega la época de reproducción, las hembras entran en celo y los machos forman dos abultamientos situados a los lados de la cloaca, los testículos. Para aparearse frotan sus cloacas con las de las hembras tras un curioso cortejo. Y el macho libera un paquete de espermatozoides que recibe el nombre de espermatóforo, el cual entra con ayuda de los labios cloacales dentro de la hembra y fecunda internamente a los huevos. Como son ovovivíparos, es decir, que la hembra mantiene los huevos en su interior hasta el momento de la eclosión, dan a luz larvas desarrolladas en charcos, pequeñas fuentes, etc. durante el invierno. Cuando nacen las larvas, estas respiran por branquias, siendo hacia los 3 meses cuando inician la metamorfosis cambiando la coloración larvaria, desapareciendo las branquias y desarrollando definitivamente los pulmones hacia los 5 meses de edad para poder vivir en tierra, es decir, de adultos respiran por la piel y por pulmones, aunque estos últimos son pequeños y con muy poca capacidad pulmonar, valga la redundancia. La salamandra común tiene los pulmones rudimentarios y siendo estos unos sacos simples de paredes lisas y bien vascularizadas. Aproximadamente la mitad de la demanda de oxígeno se cubre con cada forma de respiración, aunque esto varía en función de la temperatura, por ejemplo, durante el letargo invernal sólo necesitan la respiración cutánea. La madurez sexual viene mucho más tarde, al cumplir los 4 años de edad.

Los urodelos se distinguen de los anuros (orden Anura) porque mantienen la cola de adultos y porque carecen de oído medio. Los fósiles más antiguos de este orden se corresponden con el Bathoniense, de 167,7 a 164,7 millones de años (Jurásico medio).
 
Un saludo
 

Etiquetado en Animales salvajes

Compartir este post

Repost 0

Biogeografía, la ciencia de las reglas

Publicado en por biologo

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/6/69/Alexander_von_Humboldt_photo_1857.jpg/220px-Alexander_von_Humboldt_photo_1857.jpgLa biogeografía estudia la distribución espacial y temporal de los seres vivos en la Tierra. Busca patrones de distribución ecológica en función de factores físicos y bióticos. Los orígenes de esta disciplina se remontan a la época dorada de las expediciones científicas de los s.XVIII y s.XIX siendo seguramente Alexander von Humboldt (1769-1859) el máximo exponente de un tipo de naturalistas que hicieron época.


Una de las cosas que más llama la atención de esta disciplina son las regularidades geográficas llamadas tradicionalmente reglas. Se trata de principios muy generales por lo que siempre hay excepciones de las que se dice que confirman la regla. No hay que pensar que son leyes naturales como las de Mendel o la de Hardy –Weinberg, no son universales. Algunas de los más conocidas son :
  • Regla de Allen : en homeotermos las partes del animal que sobresalen del cuerpo (pabellones auditivos, cola y extremidades) en las poblaciones o en taxones se acortan respecto al tamaño corporal al aumentar la latitud y la altitud. Por ej.: en los zorros.
  • Regla de Bergmann : el tamaño medio de los individuos de las poblaciones de una especie o de un taxón aumenta con la latitud y la altitud. Por ej.: en los alces.
  • Regla de Bergmann inversa : el tamaño medio de los individuos de las poblaciones de una especie o de un taxón disminuye con la latitud y la altitud. Esta regla se observa en menos casos que la anterior, pero tanto en plantas como en animales.
  • Regla de Foster: frecuentemente se observa que vertebrados que habitan en islas o en archipiélagos. Son más grandes o más pequeños que las especies más próximas que habitan en el continente. Por ej.: las tortugas gigantes de las islas Galápagos.
  • Regla de Gloger: la pigmentación es más oscura en animales de áreas más cálidas y húmedas.
  • Regla de Jordan: el número de vértebras de muchos teleósteos aumenta con la latitud.
  • Regla de Rapoport: la distribución latitudinal de las especies es mayor en las latitudes altas.
  • Regla de Rensch: el pelo de los mamíferos es más largo y el número de crías es menor en latitudes más altas y a mayor altitud.
  • Regla de Thorson: los invertebrados marinos bentónicos en los trópicos tienden a desarrollar fases larvarias planctónicas y en altas latitudes acortan la fase larval. Siendo además en estas últimas áreas las puestas menores en numero, pero con huevos más grandes.
  • Regla de Vermeij: las extremidades y apéndices de ataque y defensa son más frecuentes en animales y plantas de bajas latitudes y altitudes.

 

Hay más, como la regla de Cope, la de Clarke, etc. algunas de estas reglas tienen menos excepciones que otras, algunas están aún en discusión, y otras nunca han estado bien documentadas. La mayoría no sólo son biogeográficas sino también ecogeográficas al relacionar características individuales con la influencia del medio ambiente según la localización geográfica de la población.
Un saludo

Referencias:

  Quiebra de patrones biogeográficos intraespecíficos en zonas costeras impactadas por la minería del cobre en Chile
Marco A. Lardies, Matías Medina y Juan A.Correa
XXV Congreso de Ciencias del Mar – Sociedad chilena de Ciencias del mar – Viña del Mar 16 – 20 Mayo 2005
Evolución. Theodosius Dobzhansky, Francisco J. Ayala, G. Ledyard Stebbins, James W. Valentine. Universidad de California-Davis. Ed. Omega, S.A.1993

Patrones biogeográficos. Material docente de biogeografía. Enrique García-Barros. Departamento de Biología, Comisión Docente de Zoología. Universidad Autónoma de Madrid, Facultad de Ciencias

Etiquetado en Ecología

Compartir este post

Repost 0