El reno, símbolo de la Navidad

Publicado en por Pedro L. Méndez

Reno en Alaska

Una de las tradiciones de la Navidad es aquella en la que Santa Claus o Papá Noel viaja en un trineo tirado por renos, debido a esto seguramente sea el animal que mejor evoca estas fiestas. El origen de esto se debe a la excelente campaña de márketing lanzada inicialmente en 1926 por la compañía norteamericana Lomen Company que antes del crack del 29 se dedicaba a la exportación de carne y pieles desde Alaska, de hecho la ganadería tradicional inuit durante esos años no pudo competir con ellos.

Descripción

El reno, Rangifer tarandus (Linneo, 1758) es un mamífero artiodáctilo, rumiante de la familia Cervidae. Son animales bastante grandes, de unos 2 m. de longitud, 1,80 m de altura y 1,40 m de altura en la cruz, con una corta cola de unos 15 cm. Tienen un pelo espeso, largo, tupido, duro y tremendamente resistente que les ayuda a soportar el frío más intenso con gran facilidad, mientras que los calores veraniegos los sobrellevan con mayor dificultad. El color del pelaje es pardo grisáceo y blanco en algunas partes.

Hábitat

Vive en tundras y en bosques boreales, realizan grandes migraciones que en Norteamérica se convierten en las más largas realizadas por ninguna especie de mamífero terrestre. Se encuentra en Europa septentrional, norte de Asia y Norteamérica, pueden verse en estado salvaje, semisalvaje o completamente doméstico. El reno presenta un gran número de subespecies, que en Norteamérica son conocidas como caribúes. Este bello animal forma parte de la cultura tradicional de numerosos pueblos siendo de gran importancia económica como animal de tiro, así como para la obtención de carne, leche y pieles. Los renos se domesticaron inicialmente hace miles de años, estando al parecer, el origen de esta ganadería en la región siberiana de Altai.

Biología

Se alimentan de hierba, musgo, hojas y líquenes, estos últimos son fundamentales para sobrevivir durante el invierno mientras que la yerba forma parte de la dieta veraniega. Esta especie presentan un claro dimorfismo sexual siendo la cornamenta de las hembras bastante más pequeña que la de los machos. De todos modos los cuernos se caen entre diciembre y enero, para volver a regenerarse de cara a las peleas de finales de verano en las que se seleccionan los machos que copularán con las hembras del rebaño. Las crías son únicas, nacen en abril y mayo tras unas 30 semanas de gestación. Un saludo

Etiquetado en Animales domesticos

Comentar este post